Ferrocarril Ancud Castro

Historia (por los amigos tren)

        Este ferrocarril es, sin lugar a dudas, el producto de la lucha e insistencia de los mismos habitantes, autoridades y prensa de Chiloé. Ya a fines del siglo XIX los periódicos de la zona insistían permanentemente en la necesidad del ferrocarril y la ciudadanía adoptó como medida de presión el votar en las elecciones por los candidatos que se manifestaran partidarios del tren. Por aquel tiempo, el Gobierno de Chile, tenía planteado un plan de desarrollo ferroviario hasta Puerto Montt, no incluyendo la isla de Chiloé, ya que esta no representaba un polo de desarrollo económico para el país.

El primer proyecto para su construcción fue presentado por el Senador de las provincias de Llanquihue y Chiloé, el señor Ramón Ricardo Rozas, el 1 de agosto de 1889. Lamentablemente este proyecto no fue aprobado "por economías", el argumento era que "el año estaba avanzado en materias presupuestarias". Sin embargo, esta respuesta permitía mantener las esperanzas, puesto que técnicamente era factible.........seguir leyendo

Fuente :www.amigosdeltren.cl

ALGO MAS DE HISTORIA.........


       Para las nuevas generaciones el ferrocarril que unió a Castro con Ancud es algo que bien poco se conoce, pero que realmente tuvo una gran trascendencia para la Isla Grande, ya que permitió sacar parte de la inmensa riqueza forestal que escondían los bosques.
        Se inició su construcción el 6 de febrero de 1909, teniendo una extensión de 88 kilómetros cuatrocientos metros, de trocha angosta de 60 centímetros. La bendición del primer riel fue hecha con gran solemnidad por el Obispo Ramón A. Jara, en el mismo lugar en que se iba a establecer la estación de Ancud. A la ceremonia asistió el Intendente, Juez de Letras, Promotor Fiscal, el clero secular y regular, el Cuerpo de Bomberos y la sociedad ancuditana.
        Amenizó este acto la banda de músicos del pueblo ancuditano, para terminada la bendición hacer uso de la palabra el empresario Eleazar Lezaeta, el Intendente Juan Prado Palma y diversas otras personalidades, quienes se refirieron a “esta nueva palanca de progreso que el Excmo. Presidente de la República, don Pedro Montt, ayudado por los senadores Luis Devoto, Ramón Rosas, Domingo Fernández Concha, Gonzalo Urrejola y por los diputados Guillermo Pereira e Ignacio García Sierpe, decretara en esta región austral para incremento de la industria, del comercio y demás riquezas que guarda en su suelo esta provincia, lasque serán explotadas en el desarrollo de los capitales invertidos para obtener tan gran obra”.
        La memoria del Presidente de la República, de los senadores y diputados citados, será perpetuada por los habitantes de esta región, “porque dieron tregua a la porfiada lucha que tuvieron que soportar contra los pesimistas del ningún bien que esta línea férrea reportaría al país.
       
DÍA DE LA INAUGURACIÓN .

        La inauguración de la histórica línea férrea tuvo lugar , el 2 de abril de 1912, con la bendición solemne que hizo de ella el Obispo Pedro Valenzuela en la estación Puntra con la asistencia de autoridades civiles , judiciales y militares de los departamentos de Ancud, Castro y Quinchao, de los contratistas, ingenieros y personeros de los tres departamentos isleños.
        El acto fue solemnizado también con el acompañamiento del Comandante General de Armas y Comandante del Regimiento Chiloé, varios oficiales y la banda de músicos del mismo regimiento.
        Los contratistas hicieron la entrega de la línea al Supremo Gobierno para su explotación el 27 de julio de 1912.
        Para dar mayor realce a acto tan trascendental para Chiloé, la locomotora salio de Ancud, a las 09:00 A.M. con sus vagones engalanados con banderas y banderolas, llevando a las familias ancuditanas que deseaban ver por primera vez la línea férrea que cruzaba estas hermosas montañas que llegaban a las inmediaciones de Castro. La llegada fue a las 14:00 horas , viajando en este tren el ingeniero mandado por el Gobierno para recibirse del ferrocarril. Un carro del convoy lo ocupaban los músicos del Regimiento Chiloé, los que tocaban en medio de aquella densa montaña, “ y con sus melodiosos acordes causaban gran júbilo, no sólo a los pasajeros sino también a los pajarillos que trinaban con tiernos gorjeos sobre las copas de los frondosos y elevados árboles.
        El tiempo que empleaba este pintoresco y novedosos tren desde que se inauguró hasta ser levantado definitivamente en el año 1960, a consecuencia del terremoto, era como término medio de cinco horas, pero a veces sufría demoras por diferentes factores.
        Son numerosas las anécdotas que se cuentan en torno a este tren, como el caso de la mujer que iba junto a la vía férrea, y el maquinista le pregunta si quiere ir en el tren, a lo que ella respondió. “No, muchas gracias, voy apurada”. O, cual era la diferencia entre los pasajeros de primera y tercera cuando los carros eran iguales. A muchos viajar de Castro a Ancud les llamaba la atención este detalle y preguntaban al inspector, quien les decía con tranquilidad que ya se darían cuenta de la diferencia. Efectivamente. Cuando se llegaba a la subida de Butalcura, se escuchaba el grito: “Pasajeros de tercera bajarse a empujar el tren”, el que patinaba a la subida y era necesario poner arena en los rieles. Allí estaba la diferencia entre los pasajeros de primera y de tercera.
        En todo caso, sin lugar a dudas la línea férrea cumplió un papel importante en el desarrollo de la provincia e incluso se habló de la posibilidad de haberlo extendido hasta el naciente pueblo de Quellón, de tal forma que cruzaría toda la Isla Grande.
        El terremoto y la apertura del camino de Castro a Ancud definitivamente hizo improductiva la línea férrea, más aún cuando por carretera se ahorraba algunas horas de viaje al pasajero y a la misma carga.
        En Castro, en el mismo sector donde estuviera la estación y ramales de la casa de máquinas, se encuentra una de las locomotoras que escribiera este pedazo de historia en las comunicaciones de la provincia. Hoy aún antiguos habitantes recuerdan con añoranza sus paseos a las diversas estaciones , a espera del tren de pasajeros. Que era el lugar de reunión obligada para los castreños y ancuditanos.

       

Fuente: Diario El Llanquihue de Puerto Montt, Edición Centenario, Cuerpo D, 12 de febrero 1985, pp D-5.


Sólo recuerdos quedan hoy de un singular medio de transporte que en el año 1912 circulaba entre la ciudad de Castro y Ancud. Después de muchos años de espera e insistencia de los habitantes de Chiloé, el 27 de julio de ese año fue inaugurado el ferrocarril cuyas vías llegaban al puerto de Castro trasladando pasajeros y carga.

Dentro de los factores que jugaron en contra del buen desarrollo de este transporte, están las numerosas pendientes que no permitían la operación de trenes muy grandes. Por lo tanto, estando construida la carretera entre Ancud y Castro, las llamadas “micros” fueron desplazando rápidamente al tren por dos importantes factores: primero, el ahorro en tiempo que para los usuarios era significativo, ya que según información existente, el viaje tenía una duración de más de cuatro horas, lo que con el paso de los años se incrementó a poco más de cinco; y como segundo punto, económicamente era desfavorable el tren, ya que las “micros” resultaban ser un 50% más convenientes.

Muchos fueron los inconvenientes que tuvo que soslayar este medio de transporte tan esperado por los chilotes, desde 1889 que es cuando se presenta el primer proyecto para su construcción hasta 1960 fecha en la que definitivamente deja de existir.

Algunos de los inconvenientes que retrasaron las obras ferroviarias estuvieron relacionadas con un juicio por la disolución de la empresa contratista. Además, otros sucesos que marcaron al tren chilote fueron la muerte del presidente de la época, la expropiación de los terrenos por donde pasaría la vía o el hundimiento de un vapor en el canal de Chacao, el cual traía una locomotora la que tuvo que ser rescatada pieza a pieza para posteriormente ser rearmada por un ingeniero.

El volumen de carga y pasajeros fue importante, pero no el esperado, ya que en el año 1958 los ingresos sólo cubrían el 11% de sus costos. Por lo tanto, se fija su clausura para el año 1959, lo que por motivos políticos no fue ejecutado, mas en 1960, el terremoto que se produjo en Valdivia deja secuelas que finalizan su operación.

Fuente :chiletren.mforos.com

Plazuela el Tren


        El pequeño parque Plazuela el Tren fue plantado sobre el terreno de la antigua estación que fue destruida en el terremoto de 1960. Una antigua locomotora y otros objetos que se refieren a la historia de la linea ferroviaria fundada en 1912 entre Castro y Ancud están expuestos allí.

Locomotora Henschel en Castro


LINKS RELACIONADOS


Imagenes del Ferrocarril
Ferrocarriles en cono Sur
Revista Milcaos
Fabulogia -Luis Mancilla
Historia del Ferrocarril
Por los Amigos del Tren
El Trencito de Chiloé
Escrito por Medardo Urbina Burgos

Un álbum de vistas adicionales mostrando trenes y estaciones
Algunas fotografias Historicas de su construccion
Fuente :
www.ferrocarrilesenelconosur.co.uk
    El Ingeniero Eleazar Lezaeta tenía a cargo la construcción y era socio de la compañía de contratistas, Lezaeta y Duran Hermanos quienes construyeron las obras.wikipedia

        Obras de tierra en la ruta Se ha instalado una vía transitoria, con un cambio de una sola aguja, en un tajo nuevo. Se ven, por lo menos, dos caballos o mulos.


       La fotografía muestra dos trenes hacia el sur en Butalcura. Juzgando por el humo amplio de la máquina del tren de pasajeros a la izquierda, está a punto de salir por la fuerte pendiente para ganar la cima de la meseta, luego de adelantarse al tren de carga que está detenido esperando en el desvío. Las ruinas de primer puente de madera sobre el Río Putalcura están abajo a la derecha.


       El ingeniero Lezaeta, en primer plano apoyado en la baranda, inspecciona un puente previo a la entrega definitiva de la línea de Ancud a Castro. c1911.


       
La fotografía arriba muestra la llegada de un tren en la estación Ancud. El convoy normal era de dos coches y un furgón. La foto está en la colección del Señor Gilberto Provoste guardada en el Museo Fuerte de Niebla, Valdivia. Pero se fue enviada esta copia del archivo de Castro por el grupo de estudiantes Camahueto de Hierro.


       
Vista por la calle Prat en Ancud. Se ve la vía simple sobre la superficie del pavimento. Claramente es una postal tintada, pero la fecha es desconocida. Proveída bondadosamente desde su colección por el Señor Raúl Moroni.


Mapa de la Isla Grande de Chiloé

       
Castro y Ancud están visibles claramente y se ve el ferrocarril (línea negra angosta) que las une en este mapa de 1957. Quellón, o Puerto Quellón, está mucho más al sur.
Un mapa preparatorio
       
       Ha sido muy difícil reconciliar los varios mapas producidos durante el planeamiento y la construcción de este ferrocarril. Se muestra debajo una interpretación que es creación provisional y exploratoria. En tiempo, se reconsiderará y se perfeccionará, como permiten la reseña y el tiempo disponible.

       La traza azul y los nombres son los propuestos por el sindicato franco-belga asignado como ingeniero consultor para la investigación y diseño de toda la traza. Como se explica debajo fueron hechos grandes revisiones y diseños nuevos siguiendo el comienzo de la construcción. Se muestra en rojo la traza como se construyó últimamente; claramente es muy diferente. La línea intermitente roja muestra la carretera antigua de Ancud a Castro. Se ve que sigue la moderna, delineada sobre el mapa de Google Maps. Se vale notar que el margen de la costa al lado del río Pudeto es el siguiendo el terremoto de 1960; en el tiempo del ferrocarril era muy diferente, con la superficie del agua siendo mucho más estrecha.

Fuente www.ferrocarrilesenelconosur.co.uk


       
El museo de Ancud muestra un mapa preliminar de la traza. La versión de abajo, en la colección (3) de Gilberto Provoste, es un poco más grande. Claramente la traza exacta ya estaba en consideración. La traza definitiva era diferente. Se va a añadir ésta cuando tengo el tiempo. También es de interés el perfil longitudinal, porque muestra claramente la superficie irregular de la meseta chilote y la necesidad para los numerosos cambios abruptos de altura. Es posible que quieran ver unos de mis lectores una versión más grande.(Click sobre la foto)
        Un testimonio vivo de la historia de este tren chilote es el que nos cuenta Jose Roberto Alvarez Soto oriundo de Ancud que revive sus experiencias de viajero en este medio de trasporte. Entrevista : Carmen Maldonado, periodista, imagen: Wladimir Soto Cárcamo, antropólogo

Clausura

Se anunció que el último tren iba correr el 3 de marzo de 1959. La fecha llegó y la fecha pasó. Mientras los políticos discutían. Se hicieron pruebas para transferir el ferrocarril al ejército o a una fallida cooperativa, pero nada ocurrió. Otra clausura definitiva fue anunciada, el 1 de enero de 1960. La línea aún luchaba. Tenía todavía tres máquinas y dos bus-carriles, pero un golpe grave fue el siniestro mortal cerca Mocopulli en enero cuando un bus-carril chocó con un árbol caído matando a cuatro e hiriendo a siete pasajeros (12).

Pero el golpe de gracia llegó el 21 de mayo de 1960 con el terremoto de Valdivia. Éste dañó los puentes, destruyó los edificios e hizo caer rocas y tierra en las trincheras.

La fotografía muestra la inundación en Castro en el momento del terremoto. Es evidente que el desmantelamiento ha sido comenzado porque hay un montón de rieles (13).

Chiloecastro2

El difunto Señor Wilfred Simms (14) sugiere que la permisión oficial para eliminar las vías fue autorizada en 1961 y el desmantelamiento ocurrió en 1961-2.
Fuente :www.ferrocarrilesenelconosur.co.uk

relojes web gratis