Mitologia de Chiloe


Mitología de Chiloé

Publicado por Caterina Magdalena Saenz Hald
       Seres sobrenaturales y leyendas de la Isla Parte fundamental de la cultura de un pueblo es la mitología pues a través de ella se puede comprender y explicar el comportamiento social de un pueblo. Chiloé tiene una rica tradición de leyendas, historias y creencias que mezclan las raíces indígenas con las nuevas ideas y concepciones traídas por los europeos.

        Cientos de seres fantásticos componen el olimpo chilota, su mayoría están representados por seres zoomórficos, acuáticos o terrestres, con capacidades sobrenaturales. Entre los personajes más importantes de la mitología chilota se encuentra el Trauco, pequeño adefesio enemistado con los hombres pero enamorado de sus mujeres, sobre todo de las vírgenes.

        Se dice de él que a pesar de su desagradable apariencia, encanta a las doncellas, situación que ha llevado a que muchos embarazos y deslices se justifiquen bajo al responsabilidad de este extrañísimo ser. La contraparte del Trauco es la Fiura, mujer fea y de baja estatura, que seduce a los hombres, preferentemente jóvenes, quienes atribuyen a su aliento maligno, las enfermedades venéreas que se les presentan. La Pincoya, en cambio, es una mujer bella y personifica la fertilidad de la fauna marina. Vive, junto al Pincoy, su esposo, en constante alegría.

        Los pescadores cuentan que cuando ambos están de fiesta, él canta armónicamente y ella baila mirando el mar, lo cual, según creencia popular, llenaría las aguas de peces. Por el contrario, si su danza mira al cerro las costas estarán vacías.

        Entre las leyendas más populares de la isla figura El Caleuche, barco fantasma usado por los brujos para ir de un sitio a otro. Por tan curiosos dueños, el barco tiene propiedades inimaginables como ser capaz de sortear peligrosas tormentas, navegar a alta velocidad y convertirse en otros elementos. Según cuenta la historia de esta curiosa embarcación, casi todos sus tripulantes son incautos pescadores que quedan prendados de sus encantadoras melodías.

        También ha sido muy difundido en la isla el mito de Tentenvilú y Caicaivilú, cuyo origen mapuche intenta explicar la conformación geográfica de Chile. Según este mito, Tenten y Caicai son los hijos de los pillanes Antu y Peripillán, respectivamente. Estos niños fueron convertidos en serpientes y desde siempre han estado en conflicto.

        Tenten maneja la tierra y ayuda al ser humano y Caicai cuida el mar. Un día Caicai despertó de su largo sueño y enfurecido con los hombres por ser tan poco agradecidos, comenzó a azotar su cola de pez en el agua, situación que inició un gran cataclismo y terminó inundando todo el territorio. Tenten, amiga de los hombres decidió ayudarlos y comenzó la titánica tarea de salvar a algunos, llevándolos a los cerros, y a otros los convirtió en aves, peces y otras criaturas.

        La lucha siguió durante mucho tiempo, hasta que ambas serpientes se cansaron de pelear y si bien Tenten obtuvo una victoria parcial pues el agua no logró inundar la tierra, igualmente ésta nunca volvería a su nivel natural, formándose así la actual geografía de Chile. Según la tradición mapuche, Tenten continúa manifestándose mediante los temblores, terremotos y erupciones volcánicas, mientras que Caicai causa los maremotos cuando se revuelve en medio de su sueño



El Trauco
        El Trauco era un enano, feo y maloliente que usaba un pequeño sombrero redondo de bambú, ropa del mismo material y usualmente llevaba una hacha, con la cual saltaba de algún árbol y atacaba a sus víctimas, jóvenes niñas de la isla, las cuales ultrajaba y embarazaba. Este ser mitológico chilote se especializó en seducir mujeres vírgenes, usando sus poderes mágicos para tener sueños eróticos con ellas y las dormía. Al rato, despertaban y se dirigían a su encuentro en el bosque, donde las poseía con sólo mirarlas a los ojos. A pesar de su fealdad, éste era irresistible y las niñas se arrojaban a sus pies. Se debe ser cauteloso y no molestar al Trauco cuando esté ocupado pues quien lo haga será inmediatamente deformado y sentenciado a muerte dentro de doce meses.

La Fiura
        La fiura, en tanto, era una pequeña mujer fea que vivía en el bosque cerca de la localidad de Hualdes donde se bañaba en los arroyos y cascadas, que combinaban con su peinado pelo cristalino. Sus principales víctimas eran solteros a los que atraía usando ropa de colores. Cuando el hombre se aproximaba a ella, y al ver tanta maravilla multicolor, se ponía a dormir mientras ella respiraba asquerosamente sobre él para satisfacer sus deseos. Después de esto, el infortunado hombre despertaba y se iba loco. Si éste se resistía a sus encantos, la Fiura lo deformaba convirtiéndolo en una mezcla de hombre y animal, dejándolo irreconocible.

El Caleuche
        Un marinero chilote, que residía en Punta Arenas, decidió visitar a sus parientes en Cahuach. Sin embargo, y producto de la bohemia chilota, perdió el barco que lo trasladaría hasta ese lugar, por lo que comenzó a lamentarse. En eso, apareció un marinero, vestido impecablemente, quien le indicó que a las doce de la noche lo esperara en el puerto pues él lo trasladaría. Ansioso, esperó que pasaran las horas y puntualmente llegó al puerto a la medianoche. En medio de una espesa neblina divisó un pequeño bote guiado que se acercaba rápidamente como si no necesitara remos. El infortunado pasajero subió a la embarcación y fue llevado hasta un gran y hermoso barco con bellas luces multicolores anclado en la bahía. Al interior de éste había mucha gente, tanto en los pasillos como en el comedor, y, repentinamente, lo invadió un sueño profundo, quedándose dormido. De ahí no supo nada más hasta que despertó, con su maleta y sus ropas intactas, en las playas de Cahuach. Se comenta en Cucao que frente a la bahía de Quiutil hay una ciudad sumergida, con gente y flotas de Caleuches y en las noches de tormenta salen a la superficie marineros con forma de Millalobos, hermosos lobos de pelaje dorado, que se transformaban en seres normales. Hace muchos años, un lugareño vio una loba joven salir del agua con forma humana y, pese a implorarle clemencia, el hombre le destrozó el cráneo con su escopeta. Sin embargo, esa noche llegó hasta su puerta un oficial naval y tres marinos que iban a buscar el resto de la loba que era la esposa del capitán del Caleuche, y como castigo, le dijeron al lugareño que todos los años irían hasta su casa a buscar a un miembro de su familia. Y así ocurrió hasta que el hombre quedó solo y el mismo oficial se llevó su alma. Sólo unos pocos hablan de este hermoso animal porque existe la promesa de eterna fortuna para el que calle si alguna vez lo ha visto. Tampoco nadie se mira en los pozos y lagunas porque el Millalobo toma la misma fisonomía del que lo hace y se lo puede llevar al fondo del mar.

La Pincoya
        En la laguna de Huelde, al norte de Cucao, habitaba la hermosa Pincoya cuyo cuerpo de mujer y cola de pez volvía loco a los hombres. Allí tenía su caverna y se bañaba frente a las rocas que hay cerca de la casa de la familia Millacura. Mediante un suave y profundo silbido, hacía emerger del fondo de las aguas un gigantesco tronco de oro, donde se sentaba y peinaba su hermosa cabellera. Pero un día llegó un elegante ingeniero que se la robó. Muchos han tratado de recuperar el tronco de oro, imitando el suave silbido de la Pincoya, pero nadie lo ha logrado. Varios indígenas chilotes creen que ella provocaba la abundancia de la pesca en aquellos lugares donde habitaba.

Otras Leyendas
        Cuentan los lugareños chilotes que hace años, cuando una compañía minera norteamericana hacía estudios de explotación de oro en las playas de Cucao, un gringo bebido se encaramó en los roqueríos envuelto en una sábana blanca y comenzó a pedir balseo, por lo que fue castigado por su burla, ya que al tiempo murió repentinamente de una misteriosa enfermedad. Muchos dicen oír sus gritos desconsolados en noche de tormenta, pidiendo balseo, ahora muy en serio. También se dice que una vez muerta una persona, su alma necesita pasar al otro lado del mar y para ello, ésta debe subir a la parte más alta de los acantilados y gritar pidiendo balseo hasta la otra orilla, acudiendo al llamado un botero vestido de blanco en una embarcación del mismo color y luego se aleja con su pasajero hacia el más allá, si éste se ha portado bien. De no ser así, su alma queda vagando y llorando cerca de los roqueríos. Muchos dicen haber escuchado lamentos confundidos con el ruido del viento y de las olas.

Mitos y leyendas de la zona Sur
        La zona Sur de Chile presenta en una parte de su mitología y leyendas los mismo relatos de la colonia presentes en la zona central y mitos y leyendas influenciadas y/o propias de las creencias de origen mapuche. Algunos de estos seres y leyendas de esta zona de Chile son la Ciudad de los Césares, Las tres Pascualas y espíritus de las creencias mapuches como el Pillán, las Wangulén, los Wekufes, los Anchimallén, Tenten y Caicai y el Cuero, entre muchos otros. Igualmente existen mitos y leyendas exclusivas de esta zona, como son la mitología propiamente huilliche, con mitos como el abuelito Huenteao o el Canillo. Dentro de la mitología de esta zona, igualmente destaca de forma propia la mitología del archipiélago de Chiloé, que tiene un carácter distinto a los del resto del país debido a su aislamiento geográfico y a la unión de tradiciones indígenas y españolas. Fenómenos como la neblina, los fuertes vientos, los bosques espesos y los mares agitados han sido parte de la fuente inspiradora de una nutrida tradición mítica que se representa en personajes y escenas. Los mitos y leyendas más importantes de Chiloé son el Caleuche y el Trauco, seguidos de la Fiura, la Pincoya, el Invunche, el Camahueto, el Basilisco chilote y el Millalobo.

Mitología chilota
        La mitología chilota está formada por los mitos, leyendas y creencias de los habitantes del archipiélago de Chiloé, en el sur de Chile. En esta mitología, que continúa vigente en el siglo XXI, se refleja la importancia que tiene el mar en la vida de los chilotes.

Descripción general
        La mitología chilota se formó a partir de la mezcla de antiguas religiones de los pueblos indígenas (chonos y huilliches) que habitaron esta zona, y de las leyendas y supersticiones traídas por los conquistadores españoles que, en 1567 comenzaron el proceso de conquista en Chiloé, y con ello el inicio de la fusión de elementos o sincretismo que formarían una mitología propia. Esta mitología creció y prosperó, al mantenerse muy aislada de otras creencias y mitos que se desarrollaron o existían en Chile, debido al aislamiento que sufrió el archipiélago al quedar separado del resto de las posesiones españolas en Chile, cuando fueron abandonadas o destruidas por los mapuches todas las ciudades entre el río Biobío y el canal de Chacao, después del desastre de Curalaba en 1598.

Jerarquía de criaturas mitológicas
        El rango más alto correspondería a Tenten Vilu y Caicai Vilu, quienes en una lucha legendaria y titánica, crearon el Archipiélago. Más abajo de Caicai Vilu estaría el Millalobo como Rey de los mares, junto a su mujer la Huenchula y los tres hijos de ambos, el Pincoy como el príncipe de los mares, la Pincoya y la sirena chilota como princesas; quienes lo ayudan en la tarea de manejar los mares. Luego el Millalobo otorgaría diferentes rangos menores a distintas criaturas mitológicas marinas. Las criaturas terrestres no poseen una jerarquía.

Seres humanos en la mitología
        A ciertas personas se les atribuyen poderes mágicos. Existe la creencia en brujos, quienes poseen la capacidad de volar y tendrían bajo su mandato a varias criaturas tales como el Invunche. Además se recurre a machis, persona que desempeñan un rol importante en la cultura y religión mapuche, pero que en Chiloé tienen características y funciones parcialmente diferentes.

Mitos y leyendas, un legado cultural


Su origen
        La mitología de Chiloé está formada por historias arraigadas en su cultura. En casi todos los relatos se refleja la importancia que tienen el mar y los bosques en la vida de los chilotes. Surgió, se estima, a partir de la mezcla de las manifestaciones religiosas de los pueblos indígenas (cuncos, chonos, payos y huilliches) que habitaron esta zona, más las leyendas y creencias, especialmente celtas, traídas por los conquistadores españoles, quienes, en 1567, comenzaron el proceso de conquista en Chiloé. Esta fusión inició el proceso de formación de una mitología particular, la que con el tiempo creció y prosperó con luces propias, ya que se mantuvo muy aislada de otras creencias y mitos que se desarrollaron en otras partes de Chile. Este fenómeno se habría producido debido al abandono que sufrió esta isla al quedar separada del resto de las posesiones españolas después del desastre de Curalaba, en 1598. Algunos investigadores señalan que la causa del nacimiento de la mitología chilota se vincula con la necesidad que tenían los habitantes del archipiélago de mostrar su presencia al resto de la población chilena. Se trata de historias que interpretan su vida cotidiana y la visión que tienen del mundo, permitiendo que su estilo de vida y cultura popular transciendan en el tiempo. Chiloé cuenta con una gran cantidad de personajes mitológicos. La mayoría corresponde a seres zoomórficos, marinos o terrestres, con capacidades de transfiguración. Generalmente, son malos o tienen la facultad de dañar. Entre las divinidades más relevantes se encuentra el Trauco, un enano maléfico que seduce a las mujeres con solo mirarlas. También está la Pincoya, que representa una visión poética del amor del pescador por el mar. Otros personajes importantes son el Basilisco, un animal mitad gallo, mitad serpiente, y el Camahueto, un ternero de aspecto muy hermoso que tiene un cuerno dorado en su frente.

Propio misticismo
        La raíz de la mitología chilota surgió a mediados del siglo XVI, con la fusión de las manifestaciones religiosas de los nativos y las historias traídas por los conquistadores españoles. Su particular desarrollo se vio favorecido por las peculiares condiciones geográficas del archipiélago, dominadas por los paisajes marinos y abundantes bosques. Su situación insular, además, le permitió dar origen a un universo propio de misticismo, que, con características muy particulares, ha permanecido prácticamente intacto a lo largo del tiempo

Semejanzas con la mitología europea
        Algunos investigadores han descubierto importantes semejanzas entre la mitología chilota y la europea. Por ejemplo, se pueden apreciar las coincidencias entre el cacho del Camahueto, ternero de gran fuerza y belleza, y la cornucopia de la cabra Amaltea (ninfa griega que fue nodriza de Zeus). Ambos cuernos simbolizan la abundancia y la fecundidad. También se cuenta la similitud existente entre el Trauco y el fauno (divinidad de la mitología romana cuyo cuerpo es mitad humano y mitad chivo) y el sátiro (criatura de la mitología griega que encarna la fuerza vital de la naturaleza). Todos son personajes dominados por instintos lujuriosos y habitan en bosques y lugares solitarios. Otros seres que tienen características similares son el imbunche (invunche) chilote y el macho cabrío europeo (el diablo) y la raza de los blemias (hombres sin cabeza que tienen los ojos en los hombros y la boca en el tórax); se trata de seres humanos con terribles malformaciones y cuyas extremidades pueden tener aspecto animal. El Imbunche, que tiene una pierna pegada en la espalda, la cabeza torcida y la lengua partida en dos, ha trascendido a otras partes de Chile, ya que su existencia mítica está personificada en otros seres maléficos. El Basilisco es una serpiente con cara de gallo que nace de un pequeño huevo puesto por una gallina vieja o un gallo colorado. Se dice que tanto su nombre como su morfología tienen ascendencia europea, aunque el basilisco occidental solo mata a quienes lo miran a los ojos. En Chile, existe la creencia de que si un ser humano lo ve primero es el basilisco el que muere, pero si la criatura alcanza a mirar solo una parte del cuerpo de una persona, esa parte quedará inmovilizada para siempre. También es muy temido porque se esconde bajo el piso de alguna casa y desde allí sale, mientras toda la familia duerme, a extraerles el aliento, provocándoles la muerte. El origen de la leyenda del Caleuche tiene varias versiones. Este barco fantasma puede navegar bajo el agua, hacerse invisible o transformarse en algún objeto. Pese a que la etimología de la palabra Caleuche proviene del mapuche caleutún, el origen de este mito podría ser una adaptación de la leyenda del Barco Fantasma o El Holandés Errante, condenado a navegar eternamente con una tripulación fantasma. Además, se dice que puede estar basado en hechos reales, como la desaparición del barco holandés El Calanche o las desapariciones misteriosas de expediciones españolas en el estrecho de Magallanes o la llegada a Chiloé de corsarios holandeses. También se cuenta que es una invención para ocultar las operaciones de contrabando hechas en esta isla. Finalmente, se puede encontrar una relación entre la mitología chilota y española en el relato del Caballero de lata, que es una especie de fantasma, que viste una armadura muy parecida a la de los soldados españoles que llegaron a Chiloé y que cuidaban los fuertes durante la época de la Colonia. Hay referencias a este personaje en Chacao y Linao.

Tesoros y entierros
        Luego de la toma de posesión de Chiloé por parte del reino español (siglo XVI), misiones jesuitas y franciscanas se hicieron cargo de la evangelización del pueblo chilote. Los religiosos enseñaban a la población chilota; con el tiempo, se construyeron iglesias, algunas de las cuales aún están en pie, a pesar de tener ya más de dos siglos de antigüedad. Ciertos autores señalan que los chilotes integraron la ritualidad del catolicismo a sus propias creencias en la vida cotidiana. Por ejemplo, una de las costumbres más comunes de esta isla, que recibió durante mucho tiempo la influencia española, es la de invocar a la Virgen y a los santos cuando ciertas circunstancias lo ameritan. También se puede observar este fervor en la celebración de la fiesta de San Juan (24 de junio) o la creencia en los entierros o tesoros ocultos, de la época de la Colonia, y pertenecientes a los jesuitas

Preservación de los mitos
        La existencia de un rico tesoro de mitos y leyendas tiene mucho que ver con la continuidad histórica de un pueblo y la preservación de su identidad cultural. Además, si este legado se perdiera, la comunidad entera comenzaría a olvidar su historia, puesto que los mitos tienen que ver con la prolongación social de un lugar o comunidad. En el caso de Chiloé, esto no ha ocurrido, ya que el pueblo logra mantenerlos en el tiempo y transmitirlos de generación en generación.

Influencia mítica del mar
        El mar es fundamental y protagonista de la mitología chilota y sus poéticas historias. Además, en los mitos se explican algunos fenómenos ambientales como la marea roja, los naufragios y la abundancia de algunas especies en determinadas épocas del año. Las historias más conocidas son la Pincoya (protectora y diosa de la abundancia), el Cuchivilu (destructor de corrales de pesca) y el Caleuche (buque fantasma, tripulado, principalmente, por brujos).

Catolicismo y mitología en Chiloé
        La religión y la mitología son sistemas de creencias elaboradas de manera colectiva con un fin específico. En el caso de Chiloé, ambas manifestaciones se han mantenido con fuerza e intactas, porque ambas basan su existencia en la fe, en rituales y, quizás, lo más importante, en la confianza del ser humano.

La mitología chilota en el siglo XXI
        En Chiloé, por ser un territorio pequeño y aislado, se genera una conexión con el mundo espiritual más fuerte que en las zonas más intercomunicadas y que tienen un número mayor de habitantes, ya que estos últimos nunca observan con tanta determinación o cercanía los fenómenos inusuales que ocurren en sus espacios.

Lugares míticos

Cueva de Quicaví

        En la localidad de Quicaví (comuna de Quemchi), hay una cueva conocida también como Casa Grande, que sería la guarida del Supremo de los Brujos y estaría resguardada por el Imbunche. En su interior, se encuentran artefactos para hacer brujerías y adivinación. También se cuenta que allí están el Libro o Revisorio, usado para tomar exámenes, y el Chayanco, utilizado para vigilar a todos los miembros de la comunidad de brujos.

Tesoros escondidos
        En Chiloé, durante la noche de San Juan, se ven en los bosques llamas que indican el lugar donde está enterrado un tesoro. Si es de color rojo, el tesoro es de oro, y si la llama es blanca, es de plata. Si alguien va en busca de riquezas en una noche como esta, se recomienda encender una vela y dejarla en el suelo donde se vio arder el fuego, ya que esta se hundirá en la tierra, indicando el lugar exacto donde se encuentra el tesoro. Se recomienda no llevar nada bendito, ni nombrar a Dios ni a ningún santo, porque entonces las riquezas desaparecen.

El Mito una Visión de Mundo
        Los habitantes de este pequeño planeta chilote han ido configurando una realidad que emerge de sus particulares experiencias como individuos y culturas muy diversas. Por enclaves históricos los europeos y los naturales de estas tierras debieron habitar un espacio geográfico común y compartir los recursos que este medio les prodigaba. La vida se ordenó a partir de las perspectivas de mundo y los proyectos de sociedad del conquistador, pero incorporando también parte importante de la cosmovisión mapuche-veliche del sector. En algunos casos hay sincretismos de ambas culturas, en otros, es la voz española la que predomina, como el lenguaje, la música y la religión. La magia y el mito nos llevan a la intimidad del mundo mapuche-veliche. Empero, esta realidad no es solo india. El europeo colonial y la sociedad chilota naciente de estos encuentros y desencuentros se introdujeron a estas estructuras de pensamiento. En algunos casos las incorporaron como propias y cuando esto no ocurre las influyen profundamente con sus creencias religiosas, mágicas y míticas acarreadas desde Europa. La raíz fundamental del mito chilote es mapuche, pero fuertemente determinado por la ideología del cristianismo y las culturas occidentales. La mentalidad de la gente de este archipiélago es compleja. En ciertas circunstancias el chilote es fríamente racionalista y prácticoEn otras, sus decisiones son emotivas o determinadas por los consejos de su tradición, donde lo religioso, mágico y mítico ocupan roles determinantes. En su reflexión cotidiana y en su acción está utilizando las diversas dimensiones de su realidad.

Vigencia del mito
        En las comunidades rurales, donde vive la mayoría de la población, la gente sigue hablando y creyendo, en alguna medida, en la fauna mítica y en sus historias. Los mitos chilotes acarrean miedo. Los relatos o casos de brujos son los más frecuentes de escuchar. Los personajes de este mundo son extraordinarios o poderosos para la gente, pero no son sobrenaturales .Por eso los pueden enfrentar .Con el mismo temor y osadía encaran a su Santo patrono local cuando no les ha cumplido su mandar o persiguen con un tizón al Coo que llegó a aposentarse en su arboleda y que nada bueno trae con sus guturales cantos nocturnos. Son controlables, anulados en su acción e incluso vencidos. Los mitos y creencias no son los mismos para un chilote y para un afuerino. El visitante valorará como fabulación y fantasía los ingenuos relatos que se escucha de los chilotes. Para el isleño son cosas sucedidas, en algún rincón del tiempo o en circunstancias no son muy lejanas. Pertenecen y determinan sus vidas. Introducirse hoy al mito es vagar por terrenos confusos desvinculados, muchas veces incoherentes, al no estar presente la matriz que los contenía originalmente. Hoy podemos observar el mito como arqueólogos o argonautas, en un cosmos donde este aparece desintegrado, erosionado y adherido fragmentariamente a una realidad, dentro de otras culturas y otros tiempos. Cuando uno recorre las distintas versiones del mito, advierte que en los tiempos primordiales debió existir una narración más elaborada. La gente recuerda fragmentariamente el mundo inicial como una versión de segunda mano. Sin duda que este prototipo-si existió- es irrecuperable y se refirió a otra naturaleza y a otra sociedad. Así y todo el mito chilote es una suerte de epífito que, como el vegetal sin raíz, se adhiere a una cultura y sociedad contemporánea tratando de sobrevivir pero guardando su autonomía. El mito y los componentes tradicionales de las culturas sólo son admitidos como un paisaje local a la cual el mercado del turismo puede sacarle algún provecho. La sociedad mercantil que se ha establecido en el Archipiélago tiende asimilar esta dimensión de nuestra realidad tradicional como mercancía. Comenzó a aparecer una variada imaginería, especialmente de dibujos poco afortunados, y diversos otros souvenires, mucho de los cuales representan aberraciones, tales como brujas volando en escobas o Pincoyas que son sirenas. Se van generando así imágenes de los mitos que, en este caso, pasan a ser arquetipos o modelos que tienden a imponerse. Tradicionalmente el mito Mapuche Veliche no tuvo representación ni gráfica ni escultural. La transmisión siempre fue oral lo que daba lugar a la conformación de un modelo muy general, que se iba renovando permanentemente en cada individuo de la cultura quien incorporaba a la versión sus particulares formas de ver.

Identidad cultural y mitos urbanos
        La mayoría de los chilenos ha escuchado hablar, sobre la existencia de la isla de Chiloé. Acerca de su misticismo, los misterios que la rodean y que a su vez le entregan vida. Asimismo, posee un conjunto de costumbres, tradiciones, mitos y leyendas; que se entrelazan con la arquitectura y gastronomía, conformando así la identidad cultural del archipiélago. Todos conocemos el mito del Trauco, de la Pincoya o El Caleuche, debido a que son parte de la mitología de Chiloé. Pero para poder conformar este género, en algún momento fueron narraciones colectivas que se iban transmitiendo de generación en generación. Por lo tanto, se podría afirmar que también son parte de lo que conocemos como mitos urbanos.

Construyendo identidad en Chiloé:
        Oscar Arriagada, es profesor de Historia y Ciencias Sociales en el Liceo Domingo Espiñeira Riesco, ubicado en la ciudad de Ancud. Respecto a la relación que existe entre la creación de mitos urbanos y la formación de identidad cultural en Chiloé, señala lo siguiente: “En mi perspectiva, yo creo que la mit ología, es una parte esencial en torno a que podamos pensar a Chiloé como una unidad cultural distinta de otras”. Asimismo, destaca la relación entre los habitantes de Chiloé en base a la divulgación de mitos. “Los valores compartidos por la sociedad que traspasan, que trascienden generación a generación. Vemos en ello por ejemplo al mar, los mitos de Millalobo, descendiente antropomórfico de Cai Cai y Huenchula, símbolos del mar. En palabras simples estas dos figuras míticas proveen de fecundidad, de protección, jerarquía, respeto y dignidad al mar, al concepto económico del mar en el ideario, en el imaginario Chilote”, señala el docente. Por otro lado la mitología chilota, al ser proveído de una narrativa Huilliche, chona, cunca y española, simboliza tambi én la conformación identitaria, existencial de una sociedad. “En este sentido es más, conforma un espacio culturalmente mayor al que reconocemos hoy en día como Chiloé”, explica Oscar Arriagada. Por otro lado el concejal de la comuna de Quinchao, José Viva r Barria expresó lo siguiente: “La provincia de Chiloé, es una zona que se caracteriza por tener muchas costumbres, tradiciones y mitos. Y efectivamente, para la gente sobre todo del mundo rural es tremendamente importante tener en consideración aquello, antes de tomar alguna decisión; debido a que muchas veces, los mitos y costumbres marcan la pauta de vida de una familia, en Chiloé”. A continuación el concejal de la comuna de Quinchao, se refiere a las diversas actividades que se realizan en la provincia de Chiloé, para la difusión y propagación de mitos urbanos

Influencia de los mitos en los habitantes de Chiloé:
        El mito unifica el pensamiento social, sobre diversos sucesos. Creando a su vez, un discurso público inapelable que conforma pautas de conducta; quedando plasmado en el imaginario de la población. Frente a esto, Oscar Arriagada afirma: “Esto a su vez depende del contexto histórico desde el cual quieras observar la influencia de los mitos. Claro, hoy en día se ve como algo pasado, que en el campo de la modernidad no tiene cabida, no tiene lógica, comprobación, empirismo, método o ciencia”. Asimismo en Chiloé existe una mayor creación de mitos, en comparación con otras zonas del país. Frente a esto, el docente señala: “Fundamentalmente esto se da, p or el desarrollo de elementos y características que tienen que ver con el grado de desarrollo cultural que alcanzaron las manifestaciones religiosas y cómo ellas, en la lógica de sincretización de las deidades paganas, lograron conformar relatos, canciones, observaciones, preguntas y respuestas que tuvieron que ser elaboradas en el espacio rural”. Por otra parte el concejal de la comuna de Quinchao, José Vivar agrega: “Fundamentalmente, aquí hay una transmisión de muchas generaciones. Donde se le van dando explicación a hechos que las personas no pueden tener una definición exacta; y esto a su vez se va repitiendo familia tras familia”. Asimismo el concejal, se refiera a la conectividad de la isla y cómo afecta eso en la propagación de mitos urbanos, dentro de la provincia de Chiloé. “El hecho de que las comunicaciones, hasta hace unos años atrás no eran fluidas, no teníamos mucha información dentro de la isla. Sobre todo en los sectores más rurales y apartados de la urbanidad. Es por eso, que la respuestas se buscaban por esa vía, entrelazando así la ficción con la realidad”. Por último, el concejal afirma: “Los mitos forman parte -muy importante-de la identidad cultural de todos los chilotes, sin ellos nosotros no seríamos Chiloé. A partir de los relatos colectivos, se va construyendo nuestra identidad cultural; que desde el punto de vista folclórico, nos enriquece muchísimo porque se mantienen vivas las tradiciones en todos los sectores de la provincia”. Además, puedes revisar el siguiente video. Donde Daniel Catejo, estudiante de Licenciatura en Historia de la Universidad de Concepción, nos dará su apreciación acerca de la construcción de una identidad cultural; en base a la creación de mitos urbanos. ( Construcción de una identidad cultural en Chiloé)

LEYENDA DE LA CREACION DE LAS ISLAS DEL ARCHIPIELAGO

     Hace muchos miles de años, la zona de Chiloé era tierra firme, pero apareció Caicavilu, serpiente del mal, enemiga de la vida terrestre, animal y vegetal, que desea incorporar a sus dominios marinos; así inundo todo el territorio; amenazando convertirlo en un mar. Cuando esto ocurría, apareció Tentenvilú o la serpiente del bien, diosa de la tierra y la fecundidad, y en general de todo lo que en ella crece. Espíritu bondadoso, que protege sus dominios de las invasiones del mar.                                                                           

     Esta ayudo a los chilotes a trepar a los cerros y a los que fueron atrapados los dotó del poder de las aves y peces, para que no perecieran ahogados. Pero no bastó; Caicavilú, siguió elevando el nivel del mar, entonces Tentenvilú empezó a elevar el nivel de los cerros que sobresalían del mar.   La lucha siguió por muchos años hasta el triunfo de Tentenvilú, dando por resultado que los valles quedaron sepultados bajo el mar y los cerros convertidos en bellas islas.


La Voladora

     Es una mujer que tiene el don de transformarse en pájaro (buda, cuervo, garza) para así realizar su trabajo consistente en ser mensajera de los brujos.

Para lograrlo debe beberse el zumo amargo de una planta llamada "hueique" lo que la hace vomitar sus entrañas, las cuales son guardadas dentro de una olla de cobre y así ocultadas entre la vegetación.

Realiza su labor volando en medio de la noche, mientras vuela lanza gritos desagradables similares a carcajadas, al amanecer al terminar vuelve al lugar donde ocultó sus entrañas.

Si estas desaparecen por cualquier motivo esta mujer queda convertida en pájaro hasta el día de su muerte, la que acontece poco tiempo después.


El Caleuche

     El Caleuche es una de las leyendas mas populares de las islas; es un barco fantasma usado por los brujos que navega de noche tanto sobre la superficie del mar como bajo de esta a altas velocidades y muy iluminado.

A bordo se efectúan fiestas y bailes cuyo ruido y música atrae a los navegantes que deambulan por las islas haciéndolos esclavos que ponen a su servicio.

Conocido es que los que mandan a bordo son brujos que principalmente se dedican al contrabando abasteciendo a comerciantes que tienen pacto con ellos.

El buque tiene la particularidad de que cuando es perseguido se transforma en roca, tronco de árbol o simplemente en alga para pasar inadvertido y así evitar su captura.

El castigo para aquellos que miran al Caleuche consiste en dejarle la boca chueca, la cara hacia la espalda o bien darles muerte en forma repentina.


La Pincoya

     Deidad que representa la fertilidad del mar y su entorno. La Pincoya y su marido el Pincoy son seres muy alegres suelen recorrer los parajes solitarios de la costa y los roquerios.

La Pincoya es una hembra de extraordinaria belleza, sensual, de larga y abundante cabellera que le cubre la espalda, le atrae el canto del Pincoy que hace que baile desnuda en las orillas del mar moviendo su cuerpo voluptuosamente como ella misma.

Dice la leyenda que cuando baila de frente al mar habrá abundancia de peces y mariscos ya que al finalizar el baile irá sembrando mariscos por las playas y llenara de peces los canales, si por el contrario baila de espaldas al mar significa que habrá escasez de peces y mariscos.


El Trauco

     Tal vez el mas famoso de todos los mitos de las islas habita en medio de los bosques su tamaño no sobrepasa los 90 cm. Se protege de la lluvia y el sol con un sombrero cónico hecho de quilineja material del cual también esta hecho el traje con que protege su cuerpo. Vive junto con su mujer llamada Fiura".

A pesar de ser un enano tiene mucha fuerza, lleva consigo un hacha de piedra que usa para derribar arboles con solo tres golpes no importando ni el tamaño ni la dureza de estos.

A los hombres con su aliento puede dejarles la boca torcida o condenados a morir en un breve plazo a diferencia de esto su forma de actuar con las mujeres es completamente distinta ya que es un enamorado de estas. A pesar de su tamaño y aspecto en las mujeres despierta una gran atracción lo que hace que se le entreguen, si se resisten les provoca sueños eróticos hasta que caen rendidas en sus brazos.

Generalmente causa pavor su presencia y es la disculpa que dan algunas solteras para justificar su embarazo


El Cuchivilú

     Monstruo marino mitad cerdo mitad culebra que vive en el fango de las playas que deja por las noches para destruir los corrales de pesca.

Los lugareños no se bañan en las aguas por donde ha pasado el cuchivilú, ya que es posible que se les cubra el cuerpo de "Chincheños" (sarna ), reconocen su presencia por las huellas de cerdo en la playa o por encontrar algunos corrales rotos aunque hayan sido rotos por el agua o el viento.

 


El Camahueto

     Tiene la forma de un ternero de pelaje plomizo corto y brillante con un cuerno en medio de la frente. Vive en ríos y lagunas pantanosas hasta su adultez que logra a los veinticinco años, luego emigra hacia el mar destruyendo todo lo que encuentra a su paso.

Cuando se descubre su presencia se contrata a un brujo para que con una soga de sargazo lo lacee y le saque el cuerno para convertirlo en un manso cordero.

Con la raspadura del cacho del Camahueto los machis preparan pócimas para curar diversas enfermedades, como también devolver el vigor y la potencia sexual a los hombres.


La Fiura

     Es la mujer del Trauco se dice que es horripilantemente fea y de baja estatura vive en los bosques, junto a los pantano.

Es la encarnación del vicio y la perversidad, le complace hacer daño por el solo placer de hacerlo, en especial a quienes la rechazan. Con su aliento puede producir tullimiento a las personas y dejar "descuadrillado" a cualquier animal incluso a distancia.

 

 

 


La Sirena

     Doncellas de extraordinaria belleza, de irresistibles encantos que recorren los canales del archipiélago, a diferencia de la Pincoya de la cintura hacia abajo tiene forma de pez lo que decepciona a los hombres que se acercan atraídos por su gran belleza, al alejarse estos debido a su parte de pez la Sirena llora. Entre sollozo y sollozo les cuenta su desgracia y fatalidad, seducidos entonces por los hechizos de la Sirena son llevados por esta al fondo del mar, al palacio donde habitan, desde donde los hombres no pueden volver a su antigua vida, recibiendo a cambio riquezas inmensas.

En la noches de luna, las Sirenas se posan sobre los roquerios, donde peinan sus cabelleras con peines de oro y cantando canciones de amor, para así atraer nuevamente a otro marino.

 


La Viuda

    Es una mujer alta y delgada vestida de negro con su cabeza cubierta, recorre como fantasma los caminos de noche buscando galanes y expulse por la boca llamaradas de fuego al hablar.

Al acercarse a un hombre lo abraza por la espalda y los adormece con su aliento, luego de lo cual los lleva a su casa donde aprovecha de satisfacer todas sus solicitudes amorosas. Al alba lo abandona, recuperando este la normalidad después de varios días. A aquellos que se niegan a sus requerimientos los abraza hasta darles muerte.


El Basilisco

     Es un ser con cabeza de gallo y cuerpo de culebra, nacido del huevo "Lloylloy" de una gallina vieja o de un gallo colorado. De este huevo nace un gusano que corre a esconderse debajo de los entablados de las casas.

A las pocas semanas se convierte en un Basilisco, sale por las noches de su escondite ingresa a los dormitorios donde aprovechando el sueño de los moradores les succiona la saliva, dejando a las personas con una tos seca lo que luego les provocara la muerte, así se explican el agravamiento de la tuberculosis o la asfixia de los asmáticos.

Cuando se descubre su presencia debe ser tratado de eliminar por todos los medios ya que no dejara la casa hasta que haya acabado con toda la familia .Para neutralizarlo hay matar al gallo o gallina que este poniendo este huevo o quemar el huevo Lloylloy tarea bastante difícil ya que hasta los brujos fracasan en esta tarea.


Caballo Marino

     Tiene la misma forma de un caballo común, se diferencia de este por su tamaño, ya que mide mas de doce varas de largo y cuatro de alto y en su lomo puede cargar hasta trece brujos, los que lo usan para trasladarse al Caleuche, o entre las islas.

Lo describen como un animal muy feo, fuerte y de crines doradas, que vive en lo profundo del mar.

Acude al llamado de los brujos que lo llaman mediante silbidos, este se hace presente de inmediato

Los brujos lo lacean con una cuerda de sargazo la que sirve para guiarlo a donde su jinete lo desee, cuando ha cumplido su misión vuelve a sumergirse dándole una palmada en el anca.


El Invunche

     Llamado también Machuco de la cueva, es un humano monstruo que camina en tres patas, tiene la cara vuelta hacia atrás y la pierna derecha pegada al espinazo; producto de la acción de los brujos.

El estado primitivo del invunche era un niño normal, quien fue regalado a los brujos para ser el portero guardián de sus cueva.

No habla solo emite sonidos guturales que asustan a los que los escuchan, anda completamente desnudo y se alimenta de carne humana que le dan los brujos.

A pesar de no ser iniciado en brujería ha adquirido una infinidad de conocimientos, por esto que aparte de cuidar la cueva aconseja a los brujos inexpertos.

Si alguien lo mira queda por siempre "enlesado"


El Brujo

     Son hechiceros que generalmente causan el mal, se agrupan en una asociación llamada " Mayoría " y tienen su refugio o " Casa Grande " ubicada en los alrededores de Quicaví a la cual llaman " La Cueva de Quicaví " lugar que se encuentra vigilado por el INVUNCHE" ya que en este sitio se encuentran los implementos que ocupan en su labor. Para llegar a ser brujo hay que pasar por una serie de complicadas pruebas y rituales como las que se mencionan :

Deben confeccionar un chaleco llamado "Macuñ" hecho con la piel del pecho de un cadáver, el cual lo utilizan para volar, así como deben establecer un pacto con el diablo en el cual le entregan su alma quedando un documento firmado por sangre de sus propias venas.

Si las pruebas son cumplidas en forma satisfactoria se le incorpora a la logia y entonces puede ejercer su arte.El poder de los brujos es inmenso, pueden volar, causar enfermedades a sus enemigos y matar con el solo poder de la mente lo que es usado con afán de venganza o para proteger a quienes tienen pacto con la secta de brujos.