picture of a pumpkinpicture of a pumpkin

Santiago de Castro

Fundada el 12 de febrero de 1567


Castro es una comuna chilena de la provincia de Chiloé, en la X Región de Los Lagos, en el Archipiélago de Chiloé. Integra el Distrito Electoral N° 58 y pertenece a la Circunscripción Senatorial 17ª. Su capital es la ciudad homónima, ubicada a 1.214 km de Santiago, que es la tercera ciudad más antigua de Chile con existencia continuada, siendo fundada en febrero de 1567, por el mariscal Martín Ruiz de Gamboa. La superficie comunal es de 473 km² y la población total, según el Censo realizado el año 2012, era de 43.460 habitantes, de los cuales alrededor del 80% vivía en la ciudad de Castro.

Historia de la ciudad



     El archipiélago de Chiloé, estuvo habitado por indígenas que pertenecían a la tribu de los Huiliches (gente del Sur) quienes poblaban la zona al sur de Valdivia.
Eran pacíficos y laboriosos y tenían buena relación con los Araucanos, con quienes se aliaban a veces, no así con los fueguinos y tehuelches que habitaban otras regiones de la Patagonia.
     Quienes vivían cerca del mar eran hábiles pescadores y el resto agricultores.
Una rama de los huiliches formaban los Payos (hombres barbudos), que habitaban ciertos lugares del sur de la Isla Grande y las islas adyacentes; y otra grupo eran los Chonos, raza ruda y semi-salvaje, que deambulaba por los archipiélagos mas australes.
     Don Alonzo de Camargo divisó por primera vez las costas de Chiloé en el mes de Febrero de 1540, sin hacer reconocimiento de las mismas, y fue en 1553 cuando el Gobernador Gral de Chile don Pedro de Valdivia intentando ensanchar los dominios envía al Capitán Don Francisco de Ulloa para recorrer toda la costa de la Isla de Chiloé y algunas islas habitadas por los Chonos.
     Es el 12 de febrero de 1567 cuando el Capitán Martín Ruiz de Gamboa funda la ciudad de Santiago de Castro, lo que la constituye en una de las ciudades más antiguas de Chile y más austral del continente en el siglo XVI.
     En Noviembre de 1568 llegan los fransiscanos fundadores de la comunidad de Castro, misioneros y maestros de la escuela. En 1575 un sismo-maremoto sacude al poblado.
Sin embargo las vicisitudes pasadas por la población de la Isla debido al cambio operado en sus vidas por los conquistadores, han dejado sin vestigios históricos de esa fundación.
     En el año 1600 un curioso episodio alterna la historia de Castro, tal es la ocupación de la población durante dos meses por el Corsario holandés Baltazar de Cordes, para luego ser nuevamente arrasada por otro almirante holandés: Enrique Brower.
     En el siglo XVIII (1742) parece "yerma y solitaria", sus pobladores se van a vivir a los campos y regresaban solo en los días de fiestas. En 1786 y 1787 se producen nuevos terremotos, reduciéndose la población.
A finales del siglo XVIII contaba con unas 150 familias y 250 casas.
Carlos Darwin visita Castro en 1832 y la describe como "triste y desierta".
En 1907 tenía alrededor de 1.250 habitantes.
Castro fue Capital de la provincia española hasta 1788 fecha en que Ancud toma la primacia sobre esta.
En 1907 tenía alrededor de 1.250 habitantes.
     Posteriormente la actividad maderera de fines de siglo XIX renueva la prosperidad de la zona y a partir de la inauguración del ferrocarril en 1912 Castro recobra su importancia como centro del archipiélago, para desarrollar una gran actividad marítima en la década del 20.
     Por los años 30, el cultivo de la papa que se embarcaba hacia los puertos del Norte y Sur del país
apoya el crecimiento del pueblo y surgiendo las pensiones, hoteles, bodegas, locales comerciales; casonas de madera de dos y tres pisos en la arteria principal del pueblo, la calle Lillo.
     Por el año 1958 se abre la carretera de Castro a Ancud.
     Por el año 1960 un fuerte terremoto destruye el puerto, el ferrocarril, la municipalidad y algunos palafítos , por ese entonces la población era de 7.000 habitantes. Luego de este episodio, la ciudad se extiende hacia el sector alto, y es nuevamente designada capital de la provincia en 1982.
       
       Orígenes de la ciudad de Castro en Chiloé
       
        Castro, capital de la isla grande de Chiloé, se encuentra al este de la desembocadura del río Gamboa y del estero de Tentén.
        La ciudad fue fundada por el conquistador español Martín Ruiz de Gamboa en 1567, por motivos estratégicos militares, por sus recursos naturales y por su ubicación lejana de las corrientes marinas
        Inicialmente, Castro y otros lugares de la isla fueron habitados por pueblos indígenas: Chonos y Huilliches, quienes por siglos vivieron en estas tierras y la denominaban Quiquilhue; sector influenciado por su herencia cultural y su tradición costera.
        Luego de la conquista española, se constituyó una de las ciudades más antigua del país, con características históricas y culturales definidas.
        El centro de la ciudad se distribuyó a partir de La Plaza de Armas. Hacia sus costados se repartió la tierra para la iglesia, el cabildo y los vecinos principales.
        Durante los siglos XVI, XVII y XVIII la estructura urbana no varió sustancialmente, sin embargo, la primera gran evolución de Castro se generó en la segunda mitad del siglo XIX
        Durante los años veinte, Castro experimentó cambios significativos debido al movimiento portuario. El crecimiento de la ciudad se incrementó gradualmente de acuerdo al nivel de la población. En 1936, la planta urbana ocupó desde Chacabuco por el sur, hasta Magallanes por el norte, y desde Serrano por el oriente hasta Freire
        Los factores climáticos y geográficos marcaron la historia de Castro: temporales, sismos, maremotos, saqueos e incendios han determinado la memoria de este pueblo. En ese sentido, las tragedias han configurado la comunidad de Chiloé, y su trazado urbano se ha organizado a partir de sus reiterativos cambios.
        Estos procesos marcaron la participación activa del municipio junto a la comunidad.
        A partir del incendio de 1936, y los sucesivos desastres que ocurrieron en la ciudad, Castro asumió una estructuración urbanística moderna, contraria al diseño de la edificación típica de antaño.
       

Martín Ruiz de Gamboa
Fundador de la ciudad de Castro





     Martín Ruiz de Gamboa nació en Durango, Viscaya, en 1531 o 1533. Hijo de Andrés de Gamboa y de Nafarra de Berriz. A los 16 años ingresó a servir en las galeras de Bernardino de Mendoza Oriente.

En 1550, llegó al Perú y dos años más tarde a Chile. Se casó con doña Isabel de Quiroga, hija natural del conquistador Rodrigo de Quiroga, y fue un activo protagonista en los sucesos de la Guerra de Arauco.

Rodrigo de Quiroga lo nombró teniente de Gobernador y más tarde se desempeñó como justicia mayor de las provincias de Arauco y Tucapel. La derrota sufrida en la Batalla de Mareguano en 7 de enero de 1569, cuando murieron 45 españoles, le significó la pérdida de las encomiendas que se le habían concedido anteriormente.

Martín Ruiz de Gamboa era el hombre de confianza del Gobernador Rodrigo de Quiroga y la razón de esto estaba, en parte, en los lazos personales que los unían. En su calidad de teniente de Gobernador lo acompañó en su primera expedición a las tierras de Arauco y estuvo presente en la repoblación de de Cañete y Arauco. Tranquilizada la región por los éxitos españoles, llevó a cabo el proyecto de Quiroga de conquistar la región de Chiloé.

En 1580 sucedió que Quiroga en el cargo de Gobernador de Chile y tras desempeñarse como tal dejó los negocios públicos. Hacia 1593 aparece como vecino de la ciudad de Santiago, expresando su opinión sobre la guerra que debía organizar el entonces Gobernador Oñez de Loyola. Se desconoce la fecha de su muerte.

La conquista de Chiloé

El afán del gobernador Rodrigo de Quiroga por conquistar Chiloé contradecía las disposiciones reales de 1563, que establecían que solamente con una expresa autorización del soberano se podría emprender tal empresa. El cabildo de Santiago se opuso a tal idea, puesto que significaría más gastos y llevaría nuevamente el desorden a la zona ya pacificada. Sin embargo, Quiroga no cedió y en diciembre de 1566 Ruiz de Gamboa partió hacia Valdivia.

Allí lo esperaba una fragata que había mandado construir el Gobernador, en la cual se embarcarían los víveres necesarios. En esa misma plaza y en Osorno reunió 110 hombres y emprendió la marcha hacia el Sur.

Cuando llegaron a Chacao tuvieron que recurrir a las embarcaciones indígenas - las dalcas - para cruzar el canal. La Isla grande de Chiloé, abundante en bosques, los obligó a seguir camino por la costa durante ocho días, al cabo de los cuales llegó con 30 hombres a un golfo donde se detuvo, y en febrero de 1567 fundó la ciudad de Castro, en honor al Virrey del Perú.

La provincia fue bautizada con el nombre de Nueva Galicia, en recuerdo a su patria natal. El fundador, sin sufrir el ataque de los naturales, repartió tierras e indígenas entre los españoles que quisieron seguir como colonos.

Gobernador de Chile

En octubre de 1573, el Rey Felipe II autorizó a Rodrigo de Quiroga para designar a través de su testamento a quien lo reemplazaría en su cargo. Esta elección obviamente recayó en su hombre de confianza: Martín Ruiz de Gamboa, quien asumió tras la muerte de Quiroga (marzo de 1580).

Una de las primeras medidas del nuevo Gobernador Gamboa fue poner en vigencia una ordenanza que ponía fin al servicio personal de los indígenas. La llamada Tasa de Gamboa, que abolía la presedente de Santillán, fue promulgada en mayo de 1580. Según sus disposiciones los indígenas quedaban obligados a pagar un tributo de nueve pesos anuales en el obispado de Santiago y siete en el de La Imperial. Se creaban los cargos de corregidores de indios, quienes se encargarían de controlar que no se obligara a trabajar a los naturales a su cargo. La ordenanza despertó gran rechazo entre los encomenderos y pronto cayó en desuso.

Como Gobernador, Ruiz de Gamboa fundó el 25 de junio de 1580 la ciudad de San Bartolomé de Gamboa, conocida con el vocablo indígena de Chillán. El objetivo de tal establecimiento era mantener en paz la región del río Itata.

La insurrección del licenciado Azócar

La gestión gubernativa de Ruiz de Gamboa no fue fácil, pues debió enfrentar varias dificultades, entre ellas el intento del licenciado Lope de Azócar por reemplazarlo en el cargo.

El descontento de los encomenderos por la promulgación de la Tasa, la imposición de tributos para solventar la guerra y la crisis económica debida a la paralización de la mano de obra indígena, lo pusieron en una posición muy desfavorable.

Azócar quiso aprovechar la situación en su veneficio e impidió que un enviado de Gamboa a Santiago obtuviera los refuerzos que pedía la población, y se creyó con derecho de asumir la gobernación en ausencia de Gamboa. La acción del Gobernador fue firme: regresó desde Valdivia donde se encontraba con sus hombres y acampó a pocos pasos de Santiago (junio de 1581). Cuando el Cabildo salió a recibirlo junto al licenciado Lope de Azócar, apresó a este último y lo envió al Perú, donde se le siguió juicio.

La insurrección había terminado y Ruiz de Gamboa se hizo reconocer como Gobernador interino. Sin embargo, sus esfuerzos por mantener el orden no le fueron recompensados: en la primavera volvió al Sur, ya que la situación de la guerra era difícil y por fin el Virrey mandó refuerzos, pero al mando de un nuevo Gobernador, Alonso de Sotomayor.
Fuente: Cristián Guerrero Lira, Fernando Ramírez Morales e Isabel Torres Dujisin.www.welcomechile.com


       
       En el siglo XVI Mar­tín Ruiz de Gam­boa y Aven­da­ño efec­túa la con­quis­ta de Chi­loé, fun­dan­do en Fe­bre­ro de 1567 la ciu­dad de San­tia­go de Cas­tro, la más aus­tral de Amé­ri­ca. La llamó San­tia­go en honor al Pa­trono de Es­pa­ña Após­tol San­tia­go, y Cas­tro, en re­co­no­ci­mien­to al Pre­si­den­te de la Real Au­dien­cia de Lima y Vi­rrey in­te­ri­no del Perú, li­cen­cia­do Lope Gar­cía de Cas­tro. La pro­vin­cia fue bau­ti­za­da como Nueva Ga­li­cia, lugar de donde era ori­gi­na­rio su sue­gro Ro­dri­go de Qui­ro­ga que ocu­pa­ba el cargo de Go­ber­na­dor de Chile, em­pe­ro no pros­pe­ró esa de­no­mi­na­ción y se con­ti­nuó ha­blan­do de "Chi­loé", voz ve­li­che que sig­ni­fi­ca "lugar de ga­vio­tas". Al río que ba­ña­ba la parte oeste se le llamó Gam­boa en re­cuer­do del fun­da­dor.
El Rey de Es­pa­ña Car­los II le en­tre­ga el 14 de Agos­to de 1696 su Es­cu­do de Armas con la ins­crip­ción "la mui noble i leal ciu­dad de Cas­tro" sien­do Go­ber­na­dor de Chile don Tomás Marín de Po­ve­da y de Chi­loé don Bal­ta­zar del Cózar y Gallo .

-------------------------------------------